domingo, 6 de julio de 2014

LOS DEL "B": UN RECUERDO QUE SE BORRA POR EL TIEMPO

En algunos días habrá una nueva reunión de la ex generación 1990-1994 del turno matutino de la Escuela de Periodismo Carlos Septién García, organizada por ex alumnos del grupo "B" (yo era del "A").

La iniciativa me parece interesante, positiva, "buena onda", además la reunión se realizará en una cantina del centro de la Ciudad de México, al parecer, por lo que he visto en Facebook, acudirán varios amigos y compañeros con los que estudié en aquellos años 90's.

Sin embargo, no acudiré a la citada reunión, por un compromiso pactado con anterioridad, pero tengo uno que otro recuerdo, por ejemplo:

En algunas ocasiones llegué a salir al cine o a comer a un restaurante con una chica que se llamaba Cinthya y dos amigas de ella, pero iba por invitación de Miguel, recuerdo que la pasábamos bien, pero no pasaba de ahí, de algo "light" y todo siempre con ambiente cultural.

Recuerdo haber platicado con Octavio, del cual me quedó grabada su clásica frase: "somos amigos, ¿no?", y eso porque acudió a algunas reuniones que hicimos nosotros. Este cuate tenía una novia bien preciosa, pero se me fue su nombre, de hecho creo que estuvo en nuestro grupo un rato.

Ya trabajando me encontré a un compañero también de este grupo que estaba en Formato 21, tampoco me acuerdo de su nombre, era alto y andaba enfundado en su uniforme de motociclista.

En el grupo "B", conocí a una de las personas más importantes en mi vida, quizás algunos la recuerden porque fue mi novia casi al final del último año en la escuela, su nombre Marisol; de hecho le dije que debería ir a la reunión, pero me contestó que prefería que solo la recordaran. Por cierto una amiga de ella, llamada Genoveva, es otra persona que con la que tuve algo de interacción, aunque muy breve.

De ahí no hubo mucho más, ni salí de parranda con alguien del B, aunque sabía que había un grupito que "chupaban macizo" con un maestro llamado Pablo.

En fin, realmente mi interacción con los muchachos del "B" fue casi nula, pero espero con toda sinceridad que se diviertan los que estén presentes en esa reunión a finales de julio.

martes, 18 de junio de 2013

EN MEMORIA A MI TÍO JUAN



 Simple y sencillamente no lo podía creer, ese hombre tan fuerte que conocí de toda la vida, mi tío Juan, quien siempre cuando me hablaba, antes me decía “hijo”, y el cual lo admiraba por su destreza en su oficio, ahora se veía débil, apenas y podía caminar porque perdió la vista y su riñón ya casi no le funcionaba,  todo a consecuencia de los efectos de la diabetes que tuvo por años. 

Ese hombre ya no era el mismo,  como cuando visitaba a mi mamá cuando éramos niños, ese hombre que se hizo fuerte por un destino duro y enfrentó cualquier reto trabajando desde muy chico.
Ese hombre  que nos llevaba los gansitos, ese hombre que jugaba conmigo futbol cuando apenas entraba a mi adolescencia,  mientras yo tenía que hacerla de portero tratando de parar sus poderosos tiros directos.
Mi tío Juan partió rápido, no hubo días de agonía  ni tratamientos severos para mantenerlo vivo, sólo en unas cuantas horas se fue de este mundo. 

Cuando me convertí en un hombre al igual que él, lo visité poco, porque desgraciadamente el destino es así, te encierras en tu mundo, en tus ocupaciones y hasta haces caso de conflictos o diferencias familiares que ni siquiera te pertenecen.

Sin embargo, él fue el primer familiar que fue a mi pequeña casa cuando la compré, porque me hizo una herrería de primer nivel, él era un soldador excelente. Me impresionó su forma de trabajar, sus cálculos, sus ideas, las soluciones previendo fenómenos atmosféricos para proteger mi vivienda, incluso me quedé estupefacto de cómo se subió a  la azotea sin necesitar una escalera. Era todo un profesional en su trabajo. 

¡Por eso no podía creer cómo se veía la última vez que lo vi vivo! Ya no era ese hombre dinámico, fuerte, bromista, siempre con su sonrisa, con esa piel morena quemada por años de intenso trabajo….eso fue apenas la semana pasada. 

Hoy mi tío ya no está, él murió apenas hace algunos minutos. Mi tío Juan ya está con Dios, porque fue un hombre bueno, noble, honesto y  muy pero muy trabajador. 

Hasta luego tío, siempre te recordaré, siempre te llevaré en mi corazón. Y cómo es la vida, apenas ayer rememoré cuando por fin pude parar un disparo que hizo desde media distancia. 

Me saluda a mi abuelo Juan,  a mi abuelita Basi, por fin estarán juntos.  Y algún día toda la familia Cruz  estará junta, como en los viejos tiempos, como en los 70’s, como en los 80’s. Hasta luego.

domingo, 28 de octubre de 2012

UN REENCUENTRO QUE ROMPE EL ESPACIO-TIEMPO


Después de la impresión que me llevé en la reunión de la Carlos Septién García de la generación 90-94, donde fuimos escasos nueve compañeros, me quedé pensando que ese tipo de reencuentros son como un viaje en el tiempo pero en forward. Ejemplifiquemos lo que quiero decir:

Imagínemos el último día que estuvimos todos juntos, que fue el día de la graduación a mediados de 94, todos vestidos con nuestras mejores galas y de repente yo filmando con la cámara Sony que me prestó mi amigo Fausto,  grabo a Laura Islas bailando con un señor a ritmo de cumbia, con su vestido negro y de repente......stop, alguien para ese momento como si fueramos un DVD; se va a otra escena, y le da play, 18 años después, pero en un video sólo sería un leve segundo.

En esta nueva escena, en el restaurante de un hotel en el centro de la Ciudad de México, veo a Laura que me ve y grita sorprendida: "¡es René!; en ese momento yo no la reconozco, pero mi cerebro busca en su disco duro, se va a reconocimiento de voz y  da como resultado la frase: "¡Es Laura, qué cambiada, no se parece! Se ve más delgada, trae el pelo lacio, ya no trae rizos, y su expresión es dura, al parecer la vida le ha dado momentos intensos que ha tenido que enfrentar y efectivamente así ha sido. Ha trabajado más de 20 años en un diario, es divorciada, adora a sus sobrinos, y todavía cree en el amor, y pronto tendrá su propia empresa. Y veo a los demás:

Juan Manuel se ve más delgado, de hecho tiene un aspecto más serio, hasta que comienza hablar compruebo que conserva la ironía como distintivo de su personalidad, por eso es jefe de información periodìstica, esos tipos siempre son así. 

Alcimar desde Brasil se ve con cuerpo perfecto. Conserva el tono carioca, con una gran sonrisa como siempre. Y va en el tercer matrimonio, siempre con su visión de que la vida sigue, superando cualquier obstáculo y nos contó del tumor cerebral que vive con ella, pero que le hizo pasar momentos extremadamente preocupantes, ganó la batalla.

Diana sonríe mucho -como siempre la vi- conserva también su inconfundible tono de la región norte. Y redacta para el noticiero de la televisión mexicana que menos quiere la izquierda de este país. Y nos contó la vida de varios maestros: Páramo divorciado, pero vive con una chica que menor a él por 40 años;  y nos  habla de algunos malos manejos en la Septién por tesis con firmas no autorizadas, que fueron descubiertas por Yahalí (que no fue) y un ex director, lo que ocasionó la salida de ambos, hace algunos años.

Leitza sigue hablando "fresa", con esa mirada pícara que tiene, y esas expresiones explosivas que la caracterizaban. Trabaja en TV Azteca, tiene dos hijos, casada con un periodista, es la primera que toma una foto.

Claudia Campos habla hasta por los codos, como cuando contaba sus anécdotas interminablemente en el salón de clases. Conserva ese momento donde se pone seria, mirando con el misterio de un gato, con esos ojos verdes que hacían gran contraste con su personalidad. Baila profesionalmente el flamenco y tiene dos hijos y un esposo que tiene un trabajo con algunos riesgos, producto del caos que vive este país.

Miguel casi no habla -como es característico en él cuando está con muchas personas- y con esa coraza que pone donde no puedes adivinar qué esta pensando. Terminó una etapa en un trabajo con un gobierno perredista y refrenda sus opiniones contra esa ideología, concluyendo que son igual o peores que los corruptos del PRI. Espera buenas noticias pronto y su mayor orgullo es su hija.

Claudia Pérez llegó con su esposo, no se veía muy alegre, pero tras algunos minutos salió la personalidad clara y transparente de esta madre de familia que vive en Cuernavaca. Su sonrisa es la de siempre, pura buena vibra donde le busques, no sé cómo pude decir que no aguantaba una plática con ella más de cinco minutos. De hecho desde Facebook me demostró que es una mujer que vale mucho por su sencillez y de eso hay poco en el mundo. Quiere volver a trabajar, quiere retomar su carrera, quiere volver a ser la profesional que siempre ha sido.

De repente, Laura se comunicó con César, quien vive en Guadalajara, se disculpó por no acudir, se oyó como siempre, positivo y orgulloso de su familia. Luego le marcaron a Marcia (que tampoco fue), pero no todos quisimos hablar con ella, ni Juan, ni Claudia Campos ni yo.

Cuando alguien te desprecia, no es fàcil poner cara de "olvidalo", "vamos a ser amigos", y es cuando concluí que los sentimientos humanos son atemporales, puedes odiar a alguien por siempre, puedes amar a alguien por siempre, o puedes desilusionarte de alguien por siempre y creo que eso último es mutuo entre Marcia y un servidor.

En la reunión no llegó Georgina Herrera, porque su hijo se fracturó, tampoco fue Guadalupe Esquivias, y para mí fue mejor, no hubiera sabido cómo reaccionar con sus reclamos por su amiga Pilar.

Tras algunas horas desayunando y platicando, nos tomamos fotos y nos dimos un abrazo, y para mí fue un viaje en una máquina de tiempo, porque a la vez parece que esa reunión la tuve hace 18 años, como si hubiéramos desayunado tras la fiesta de graduación, y simplemente no nos dimos cuenta que el tiempo pasó.

Pero sí pasó, sin embargo nuestros momentos colectivos se detuvieron en 1994 y se unieron en 2012, como una película que pasa décadas de un segundo a otro.

Fue un placer verlos, fueron pocos, pero me hicieron sentir que mi forma de ver la vida con el rompimiento espacio-tiempo es tan real y tan concreto que me animan a seguir participando en este tipo de reuniones.

Tras despedirnos, fue como bajarme de la nave y  volver a la vida actual, sin embargo, tengo sus recuerdos muy vivos a través de las redes sociales. Espero que no pasen tantos años, y pronto volvamos a contar todo lo que nos pasa.

Se me pasaba, qué ha sido de mí, yo el mismísimo René Cruz: pues laboro en una importante empresa de directorios comerciales; aunque está muy lejos de mi casa mi trabajo, me ha dado estabilidad laboral, no tengo el súper sueldo, pero mi quincena siempre llega segura. Y me la paso redactando todo el santo día. También hago trabajos independientes para salir "tablas" con los gastos. Sigo soltero, no tengo novia, ha sido difìcil encontrar a alguien, aunque acepto que me he puesto "mamón". Tengo una vida familiar armoniosa, y por primera vez en mi vida me siento completo, y por añadidura feliz, pero siempre dando gracias Dios por todo lo que me ha dado.

Estoy consciente y mucho, que la vida siempre te da vueltas, pero hasta en eso me he preparado, para aguantar los "madrazos" que vengan. Los que me conocen muy bien, saben que a inicios de este siglo pasé las de Caín, sólo faltó que me orinara un perro, pero salí adelante, triunfé y lo que tengo ahora me ha costado mucho, muchísimo. Soy de esas personas que no ha conseguido nada gratis.

Sigo amando al rock como a mi propia vida, aunque no puedo ir a todos los conciertos de vez en cuando me doy mis gustos. Todavía toco bien, no seguido, pero cuando me concentro logro que la gente aprecie mi arte.

Y tengo muchos objetivos, espero aterrizarlos en el 2013 y todos tienen que ver con la música, la comunicación y el periodismo.

Anhelo compartir mi felicidad con una mujer que acepte este corazón tan grande que tengo, pero si no se pudiera, no me quedará mas que volver a mi estilo de vida de siempre, es decir, disfrutar la amplia gama de posibilidades que tiene este mundo en material femenino.Sé que esta última opción que fue mi bandera por mucho tiempo, no es muy aceptada en mi religión, pero si no salen las cosas como uno quiere, pues hay que vivir lo que te toca y si puedes hacerlo intensamente ¡adelante!

Besos y un abrazo.

jueves, 31 de mayo de 2012

FAUSTO: UN AMIGO QUE ES MI HERMANO DE POR VIDA



 Yo, mi madre, mi hermana y mi gran amigo Fausto en mi graduación

 Mi mejor amigo cumple años el sábado y llega ya a 41 años, lo que me hizo pensar que hemos crecido juntos viendo tantas cosas,  y nos convertimos en unos inocentes fans de rock a unos pervertidos mujeriegos fans de rock, aunque él ya se porta bien desde que se casó (Espero).

Es decir, todo cambió menos nuestro gusto por el Mötley Crüe, Poison o The Beatles.

Aunque ahora lo veo más señor, más responsable, de hecho a veces siento que se empieza a parecer a su papá - que siempre fue tan exigente y duro de alguna forma- pero sigue conservando esa pasión al hablar temas de política, música, cine y de los que más le gusta, la cuestión visual y el futbol. 

Y es curioso que sin ser músico, se puso muchas veces de frontman de mis grupos o de intenso manager buscando los lugares para tocar. Nos tomábamos las cosas muy en serio, aunque nunca nos planteamos llegar a ser profesionales, teníamos actitud de profesionales, mucha gente con nuestro estilo de llevar una banda aprendió lo que es disciplina, aunque al final ambos nos aburrimos de la torpeza de tanta gente.

Fausto es su nombre, se llama como mi abuelo paterno, visualmente lo conocí desde niño, era vecino de mi abuelita, yo la visitaba en verano y ahí una vez me causó curiosidad cómo él jugaba solo futbol, narrando sus partidos. Yo también jugaba solo pero a cientos de kilómetros, aunque yo no narraba, simplemente me imaginaba el estadio.

Fue hasta la prepa que llegó a ser mi amigo, y me invitó a ver unas películas a su casa, luego ya éramos todo un club de cinéfilos, viendo desde cine de acción hasta pornografía dura en una videocasetera Beta. En nuestros tiempos no había internet, así que teníamos que rentar con la complicidad de la chica del videoclub que sabía muy bien que éramos menores de edad.

Así que la combinación obvia ahí estaba, sexo en pantalla, rock y después mucho alcohol. Fue en su casa la primera vez que nos emborrachamos, fue genial, había un montón de gente, algunos perdidos en la embriaguez y otros llorando por su novia.

Después llegaron las chicas, cómo olvidar cuando íbamos por Lupe y Laura, o cuando se subieron decenas de viejas a su carro, sin que pudiéramos reaccionar y hacer algo indecente.

Nunca olvidaré cuando se hizo novio de otra Lupita, hasta fue a dar a Cancún por ella en una temporada, todos pensaban que se iba a casar, menos yo. 

Luego fue el hombre más  feliz de la Tierra cuando hizo todita suya a la guapa de Damaris, le tomó las mejores fotos que ha hecho en su vida, sin embargo cuando ella ya no quiso seguir con él, rompió las imágenes. Lástima, me las hubiera regalado para motivación personal (ja).

Y antes de que la gente subiera cosas a Youtube, hizo varios protagónicos que presumió con los cuates.  Y después compartió más cosas  Hasta llegué a pensar a ponerle a un grupo Los Amantes de Sara, pero por obvias razones era una muy mala idea. 

Fausto es mi amigo, mi hermano, podría ser su biógrafo, él también podría escribir un libro de mi vida.
Pero lo más maravilloso que le pasó fue cuando se casó, su esposa tiene un espíritu muy grande, y la verdad es la persona idónea para él.  Con ella entendió lo que es que una mujer se preocupe por ti las 24 horas del día y eso sólo lo hace una madre. Y aunque es imposible que ella sea una mamá para él, sí es la mujer que más lo ha querido en su vida.

Tenemos un pacto entre él y yo, según nosotros, el que muera primero regresará del más allá para contar en vivo y en directo cómo es el inframundo, espero que Dios o el Diablo nos den chance.

Agradezco a la vida haberlo conocido, porque pocas personas pueden decir que tienen un amigo verdadero, yo lo tengo, es mi carnal, y a pesar de que nos hicimos hombres, luego profesionales, a pesar de que tenemos economías distintas, o incluso que alguna vez alguna mujer nos puso trampas para que nos peleáramos, la amistad ha sobrevivido al tiempo.

Actualmente no nos vemos  tan seguido como antes, por el tiempo y las responsabilidades de ambos, pero el sábado espero verlo y decirle ¡salud, felicidades!

Para finalizar 10 favores que te agradezco de corazón: 

1.- El día que me prestaste lana (de varias veces) para ir al hotel con Marisol.
2.-El día que la buscaste para que se volviera a comunicar conmigo Marisol, porque sabías que la amaba.
3.- El día que me presentaste a mis otros carnales, Noé y Daniel.
4.-Todos los sábados que fuiste a mi ex departamento para ir de juerga los sábados en la noche.
5.- El día que me invitaste a ver a Poison en los noventas.
6.-El día que hiciste circo y maroma para ir a ver a AC/DC conmigo
7.-El día que nos emborrachamos en la Feria de Texcoco, porque nunca había visto tantas mujeres tan bellas con estilo ranchero..
8.-El día que comenzamos el negocio del video y que seguiste después.
9.-El día que me apoyaste cuando murió mi abuelita y me llevaste al panteón.
10.-Y el día que decidiste aprender a cantar con mis rudimentarias clases para ser el frontman de nuestra súper banda versátil Ipso Facto.



domingo, 15 de enero de 2012

¿QUÉ PASÓ CONMIGO TRAS FINALIZAR LA SEPTIÉN?


René Cruz reporteando en la Álvaro Obregón. 1995

Ahora que vivo momentos de incertidumbre, al no saber a dónde me dirigiré laboralmente, tras mi casi finiquitada relación con el sitio web de una refresquera, donde soy editor; me recuerda los días cuando salí de la Carlos Septién García.

Tras la fiesta de graduación no tenía nada en concreto, no sabía de plano qué iba a pasar con mi vida laboral y personal, muchas noches pasé desvelado preguntándome: "¿valió la pena estudiar periodismo?".

En esos días tenía información de varios compañeros que ya habían entrado al mundo laboral de los medios, por ejemplo: César Segura estaba en Contenido, Miguel Álvarez en El Universal, Claudia Pérez en Radio Centro, Yahalí Bueno en Reforma, Marcia Vázquez en Televisa, Juan Manuel Ramírez en la XEW, Jorge Carbajo en Radio Fórmula, etc, etc.

Todas estas personas que mencioné desde la escuela ya trabajaban, o tenían un objetivo muy claro respecto a qué querían hacer con su vida. Yo de plano no sabía.

Al principio mi mayor intención era hacer una carrera musical, dedicarme al 100 por ciento a mi guitarra, yo me veía haciendo un álbum o tocando en auditorios, pero este sueño no era claro, en ese tiempo había tanta confusión en mi cabeza que no podía sentarme a hacer ninguna rola (como siempre lo había hecho en tiempos escolares).

Por otro lado, los gastos comenzaban en el hogar, mi hermana había entrado a la Universidad y era obvio que mamá necesitaba mi ayuda y mi padre, como siempre, había abandonado otra vez la casa. Así que no había de otra mas que probar los conocimientos adquiridos.

Me puse el traje que usé en la graduación y me lancé a pedir chamba, sin muchas esperanzas de encontrar algo.

Con el único antecedente de haber escrito unos cuentos en la revista De Par en Par , llegué y no sé ni por qué, al Centro de Entrenamiento de Televisión Educativa, donde lo único que me ofrecieron fueron prácticas profesionales, es decir sólo experiencia y nada de "varo".

Ahí me pusieron como jefe al tipo más alivianado, motivador y feliz que he conocido, al fotógrafo, maestro y comunicador Jesús Álvarez, que hasta la fecha sigue siendo mi amigo, y aunque lo veo poco, fue en esos momentos, como un padre para mí.

De inmediato se le ocurrió que fuera su corrector de estilo, debido a un proyecto de unas publicaciones que debía entregar. Sin embargo, corregí muy poco, porque nos la pasábamos más en la consola del estudio de televisión, donde recuerdo que llegué a musicalizar algunas de las prácticas realizadas por los alumnos de esa institución.

Como a Jesús no le gustaba estar en la oficina, prefería, en los tiempos muertos, estar con su equipo "cotorreando", y ahí hablábamos de la vida y sus múltiples posibilidades, con buenas reflexiones para seguir adelante. La
visión de Chucho de "hazlo", "aviéntate", "atrévete", "disfruta la vida", me impulsó con más fuerza a buscar una oportunidad en un diario importante.

Fue así como llegué a El Sol de México a pedir trabajo, una vez más, porque ya lo había intentado antes, pero el jefe de información me puso una humillada tremenda, que me hizo cuestionarme si deseaba continuar la carrera (recuerdo que lloré de vergüenza en el silencio de mi cuarto). Aunque antes me dijo, "infórmate, aprende a escribir y ven de nuevo".

Sólo que en esta segunda ocasión, regresé con saco y corbata, con mucha motivación, por los sabios consejos de Jesús -públicamente en estos momentos lo declaro mi mentor- y además con la presunción de que yo era un efectivo "corrector de estilo".

El jefe de información ahora me trató con más respeto y me mandó con el jefe de redacción, quien de inmediato me hizo un examen, porque necesitaba precisamente alguien que le "metiera mano" a los textos de los reporteros.

Sin embargo, Dios hizo una jugada de ensueño, de esas que no te esperas y estuvo así:

Un reportero de espectáculos llamado Ricardo Hernández estaba de vacaciones, quien fue precisamente el tipo que faltó a la conferencia de Kiss, donde yo me hice pasar por reportero de El Sol. (Aquí la historia completa). Y mi vida cambió completamente, de ser un egresado sin aspiraciones, ya tenía un trabajo en un medio grande.

A mí todavía me tocó el periodismo de espectáculos decente, con entrevistas donde sólo le preguntabas a los artistas cuestiones de su carrera y hacías el trabajo duro de hacer guardia en el teatro para entrevistar a los actores, y yo era el único ahí, no había nadie más. Fue un septiembre de 1994 extraordinario, nunca lo olvidaré; fue donde me di cuenta que tenía madera de periodista, de reportero, de redactor.

Al llegar Hernández de vacaciones, no sabía si continuaría o me dirían "nos vemos", afortunadamente decidieron contratarme, pero ahora en información general y no fue nada fácil, no es lo mismo buscar la entrevista de un actor a cubrir una nota de una marcha o chocar contra pared cuando los líderes sindicales, vecinales o de algún partido no te dicen nada, porque no eres "el de la fuente", no te conocen, no saben quién eres y es tu trabajo hacerte respetar. ¿Y cómo es eso? cuando metes notas importantes, y si son de ocho columnas, ¡qué mejor!

Hubo un día que eran las 2 de la tarde y no tenía nada de información, me dieron la fuente agraria y no encontré a nadie, y ya casi debía mandar mi adelanto de notas. Llegué a la redacción sin nada, tenía hambre pero era más mi preocupación que pensé: "me van a correr". Tenía ganas de botar todo e irme a mi casa, algo que hice cuando intenté ser ayudante de información en el diario La Prensa, cuando todavía estudiaba.

Pero otro ángel se apareció, la reportera María de la Luz Tesoro, quien al verme con mi cara de "necesito ayuda", de inmediato me tendió la mano y le hablo a sus contactos quienes me pasaron teléfonos y pude hacer entrevistas. Ahí comprendí otro factor clave que existe entre reporteros y es muy común, "ofrece la ayuda sin mirar atrás, Dios lo recompensará". Claro, siempre y cuando no arriesgues tu exclusiva.

Y lo demás es historia, duré más de dos años en El Sol de México, y comprendí que no sólo era mi carrera sino mi otra pasión, aparte de la música.

Todavía recuerdo mi "súper salario", 360 pesos a la semana, es decir, 1,440 al mes. Ya en mis últimos meses, ganaba 500 a la semana. "¡Guau!".

Alguna vez un tipo, en un trabajo que rechacé porque no me cumplieron en el contrato el sueldo que habíamos pactado, me cuestionó el salario que gané en El Sol y aseguraba que la única forma de vivir con ese dinero era "chayoteando", es decir,  pedir dinero descaradamente a cambio de información amable. Obviamente rechacé sus aseveraciones con dureza, porque a pesar de ser poco dinero, nunca fui corrupto, hasta me dijo, "te voy a investigar" y le contesté: "hágalo".

De mi comienzo en el periodismo ya pasaron 18 años, y es increíble ver el camino recorrido, y puedo decir que de esta carrera se puede vivir bien, porque un salario pequeño con el tiempo lo puedes hacer más grande, pero debes tomar decisiones arriesgadas como cambiar de trabajo y nunca conformarte. Cuando sientas que estás excesivamente cómodo es hora de cambiar, de crecer, y en los momentos más oscuros siempre sale el sol. La incertidumbre que ahora tengo es natural, es humana, pero estoy seguro que la siguiente chamba será un mejor camino, no me cabe la menor duda.

Lo único que lamento queridos lectores, es que todavía no he podido ser mentor de alguien en un medio, lo he sido como maestro y mis ex alumnos me lo han agradecido mucho, pero en los medios sólo me he encontrado jóvenes soberbios, groseros, egocentristas, nunca piden un consejo y es ridículo verlos con su pose de "soy más talentoso que tú", cuando en realidad su mediocridad la subrayan con su falta de ortografía o la clásica indisciplina de "ahí se va".

Iniciamos el año con este artículo en Septienretro y esperemos que todo siga siendo una hermosa aventura de la vida, con sus pros y sus contras.

viernes, 9 de diciembre de 2011

EL INTERCAMBIO NAVIDEÑO

Este intercambio de regalos se grabó probablemente en 1990 o quizás en 1991, hasta donde sé, las imágenes eran propiedad de Juan Manuel Ramírez. Por un trabajo de equipo que realizamos, Miguel Álvarez le pidió prestado el material, obviamente yo me quedé con una copia.

En el video todos nos vemos muy jóvenes, radiantes, hasta cierto punto, "muy fresas", se nos nota a todos que estábamos muy consentidos por mamá. Este intercambio fue el pretexto para divertirse un poco.

Hay cosas curiosas como Lina Wolf gritando"Feliz Navidad" con sus amigas, cuando ella es de origen judío, mientras que Jorge Carbajo se ve muy rebelde con su cabellera sin peinar y ahora es todo un ejecutivo de la comunicación.

No podríamos pasar por alto a Azucena, quien no terminó los estudios con nosotros, dicen por ahí que por un embarazo.

Norma, Isabel, Paty, Mary Acuña, Perla, July, la otra July, etc, etc.

Este es mi regalo de Navidad a todos mis ex compañeros, amigos y amigas de la Carlos Septién García generación 1990-1994. Un abrazo a todos.

Su amigo incondicional

René + +

Disfruten el video:

martes, 13 de septiembre de 2011

PERLA NEMER: UNA DIOSA DEL BELLYDANCE


El rumor era cierto, la ex compañera de la Carlos Septién García, Perla Téllez Elías, ahora conocida como Perla Elías Nemer, vive en Roma, Italia, y se dedica a algo que al principio me tomó por sorpresa, pero conociéndola un poco, después pensé...
¡obvio!

Es bailarina profesional de danza árabe, domina varios estilos como el Bellydance y vaya que demuestra oficio en sus presentaciones, las cuales están en el portal de video Youtube.

Es toda una profesional de la danza y en su Myspace detalla su trayectoria, y por lo visto ha hecho lo que quiere en Europa, siendo muy exitosa en su ramo:

Perla Elias Nemer es una bailarina latino-árabe oriental, maestra, coreógrafa y promotora con sede en Roma. Ha tenido presentaciones en la televisión de Marruecos e Italia, en la Universidad de Ifrane, en la Biblioteca de Alejandría, Egipto, en el Instituto del Mundo Árabe en París, Francia, así como en diferentes festivales de teatro y televisión de Italia, Francia, Rumania y España.
Fue parte del espectáculo “Meet Marruecos”, dirigido por Nabil Ayouch para el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza.
Con Saad Ismail organizó en Roma el mayor espectáculo dedicado a Mahmoud Reda con su compañía Al Kenz Ballet.
Perla es una bailarina oriental, pero también es una apasionada del dabkeh libanés, del folclore marroquí y por supuesto del “estilo amante” de Mahmoud Reda.


Gabriela López Portillo
, quien labora para TV Azteca, fue la compañera que nos dio la pista de dónde radica actualmente Perla y a qué se dedica.

Así que les dejo este video titulado "Drum solo, Bellydance, Perla Elías Nemer".